Notas Periodísticas

Nota realizada por Los Andes a José María Quirós

"Las pymes siempre se las arreglan"

Conoce como pocos las particularizadas de las pequeñas y medianas empresas. Como también los sueños, las contradicciones, los dilemas y las dificultades de la persona que las conducen: el empresario. José María Quirós tira pistas para pensar el negocio desde otra perspectiva.
 
- Hoy hablar de las pymes está de moda. Lo hacen los bancos, los medios, el Gobierno. ¿Por qué?
- Es cierto, pero en realidad siempre fueron un segmento importante dentro de la economía argentina, por su participación en el Producto Bruto, y la capacidad para generar empleo.

- ¿Cómo ha sido la adaptación de los empresarios a los cambios de la economía?
- Siempre digo que tienen una capacidad especial para vivir cada momento y arreglárselas. Y esto ocurre fundamentalmente por el grado de flexibilidad que tienen. En las empresas chicas hay poca distancia operativa entre la cabeza y la organización, entonces se pueden lograr cosas con mayor rapidez y eficiencia. Así, cuando surgen asuntos importantes, la conducción del emprendimiento puede intervenir directamente.

- ¿Qué es más difícil para una pyme: el despegue o la consolidación?
- Según mis investigaciones, cuanto más años llevan una empresa, mayores son las posibilidades de éxito. Muchos creen que el emprendedor corre con ventaja porque tiene mayor grado de libertad, no tiene compromisos de estructura, arranca sin mañas, con poco personal. Pero sólo 2 de cada 10 emprendedores son exitosos. En cambio, cuando ya se ha superado la etapa inicial, entre dos y cinco años, el porcentaje de éxito llega al 50%

- ¿Por qué se da esto?
- Aclaro que es un fenómeno muy latinoamericano, no sólo pasa en Argentina. Inclusive pasado los 10 años, 8 de cada 10 empresas sobreviven y están consolidadas. La mortalidad en las empresas se da sobre todo en la primera etapa. Es un fenómeno biológico, que excede por lo general las variables macroeconómicas. Por suerte, han surgido ahora muchas acciones para apoyar a los emprendedores, tendientes facilitarles las herramientas para saber actuar en los negocios.

-¿Cuáles son los principales problemas para una pyme en la actualidad?
- El primero es entender bien el manejo financiero y diferenciarlo del económico. La disponibilidad de dinero no dice nada, porque quizás por otro lado nos estamos descapitalizando. La otra clave es la diversificación y los riesgos que esto genera. No hay que abrir el negocio más allá de lo que como empresarios podemos atender.

- ¿Qué diferencia hay entre micro, pequeñas y medianas?
- El aprendizaje sobre lo que significa e implica delegar. Está es la llave para pasar de pequeña a mediana empresa. Si esto no se aprende podemos vamos a seguir siendo pequeños aunque esto tampoco está mal. De hecho, hay muchos empresarios que pueden ser exitosos sin necesidad de crecer en estructura. Lo que no puede ocurrir es que una empresa no se desarrolle, y eso no implica estar en la carrera permanentemente para ser cada vez más grande.

- ¿El dinero marea cuando hay mucha ganancia?
- La pregunta me lleva a tocar otro punto muy interesante que son los gastos generales de una pyme. Más allá de la facturación, el nivel de gasto hay que tenerlo muy controlado, porque representa una salida de dinero permanente. Siempre hay que esta pendiente de esta variable y su comportamiento. Al principio, cuando un emprendedor arranca la actividad sin capital, entiende todo desde lo económico. En ese punto se gana mucho, hay dinero en la caja, y se crece muy rápido. En realidad se trata de un disponibilidad de dinero que no le pertenece, sino que es parte de un flujo de fondos que ha ido generando el crecimiento. De pronto se estoquea o ha invertido en equipamiento Al revés. “El cliente no lo sabe todo. Si se le hace caso siempre la empresa se puede fundir”. Página 1 de 2 Julio 2007 y el día que quiere resolver no puede hacerlo porque no son bienes que pueda disponer rápidamente, esto se transforma en un quiebre financiero, y la mayor parte de cierre entre dos y cinco años es por ese motivo.

- Los bancos dan pocos créditos, o bien ponen serios reparos para otorgarlos Y cuando lo dan lo hacen para el muy corto plazo o para el consumo. ¿Cómo se las arreglan las pymes con poco apoyo financiero?
- La ausencia de financiamiento afecta más a las empresas que tienen más de cinco años de existencia, cuando el capital de trabajo se transforma en un limitante para el empresario. Antes de esa fecha cualquier fluidez de dinero le hace daño al empresario porque no lo sabe manejar. Los problemas son menores cuando la empresa funciona con capital de trabajo. En general, muchas empresas operan con capital de trabajo negativo, no con patrimonio negativo, y eso les permite que con la financiación de los proveedores le alcance para crecer lo suficiente.

- ¿Existe la receta para sobrevivir a la inflación y no morir en el intento?
- Tengo varios procesos inflacionarios en mis 27 años de carrera profesional. Acá yo sugiero trabajar con capital negativo, es decir deber más de lo que se tiene en maquinaria y equipamiento. Esto juega a favor en escenario inflacionarios. El principal fantasma de la inflación es descapitalizarse teniendo como referencia el último precio de compra. Es mejor deber plata así no se pierde frente al avance del costo de vida.

- ¿Cuál es hoy el corazón del negocio hoy para una Pyme?
- La especialización y la trayectoria son ventajas competitivas muy fuertes para una pyme. Cuando se dan cuenta lo que saben hacer y lo explotan, el riesgo de desaparición es mucho menor.

- ¿Qué le llamó la atención del empresariado mendocino?
- Me pareció muy interesante el concepto de regionalización que manejan. En dos sentidos, por un lado aprovechan la identidad de la región para vender productos en el exterior, y por otro conocen como la palma de sus manos al cliente local en el mercado interno. Siempre digo que a veces el cliente no lo sabe todo, y son los empresarios lo que tienen que tener la especialidad para ir más allá de sus necesidades. Muchos empresarios le hacen todo al cliente y terminan fundiéndose.

- ¿Cómo influyen las grandes crisis estructurales en las pymes?
- Eso depende. Si los cambios son bruscos y de golpe, corren el riesgo de quedar en estado marginal, como ya ocurrió con el crack financiero, la devaluación y ahora la crisis energética. Pero si las modificaciones son progresivas, siempre han demostrado capacidad y flexibilidad para adaptarse y resolver las situaciones que se presentan.

- ¿Cómo es la convivencia entre las empresas chicas y los grandes grupos?
- Mientras las pymes se focalicen y especialicen, no hay holding que las pueda tocar. Las empresas grandes necesitan de las pymes, porque estas tienen la capacidad de interpretar mejor al cliente. Tomando en cuenta los intereses de ambas partes, se pueden lograr acuerdos muy satisfactorios, aunque el de enfrente sea más fuerte